Buscar

Me cansé de sentir miedo

La clave para cambiar es dejar ir el miedo. Roseanne Cash

He utilizado esta frase muchas veces en mi vida personal, familiar, profesional, en muchas ocasiones, ¿por qué he tenido que usarla muchas veces si debería bastar con una?


Porque a través de mi vida he sentido miedos distintos, joven sentí mucho miedo cuando me tocó viajar sola en bus, cuando di el primer beso, al hacer el amor por primera vez. Más adelante tuve otro tipo de miedos como no lograr graduarme, no encontrar un buen compañero, tener o no tener hijos, todo eso me generó miedo.

Siendo un poco más madura tuve miedo al quedar embarazada, temía que algo saliera mal, no poder acostumbrarme a ella, tener que dejar de hacer cosas que me gustaban.


Después faltaron las tres patas de mi mesa de cordura y tuve mucho miedo de no hacer lo correcto, de no ser suficiente, de no lograr salir adelante... entonces ya sí que lo había perdido todo: lo material (que se repone) y también una inmensa parte de mi corazón y claro que tuve mucho miedo, a veces aún lo siento, es un cosquilleo en el pecho que logra en algunas ocasiones que salga agua por los ojos.


Pero aunque las cosas a las cuales tenerle miedo se hicieron cada vez más duras, más profundas, más dolorosas, yo fui aprendiendo a dejarlo pasar porque cada vez logré seguir, salir adelante, ser suficiente.


Me cansé de sentir miedo, de que a veces me paralizara y me hiciera sentir que no iba a poder, me cansé de darle espacio a la duda y de sentirme insegura.


Por eso ahora cuando siento miedo (porque lo siento a veces), hago algunas cosas locas. Y alguna gente pensará que es ridículo, o que ya estoy "vieja" para eso, o que solo estoy llamando la atención, o que tengo problemas de estima o cualquier otra cosa que se les ocurra pensar y bueno, está bien, no importa, pueden pensar lo que quieran porque yo solo estoy harta de sentir miedo y de darle campo al miedo.


Y no importa porque sé de seguro que hay quienes se emocionan, se empoderan, se sienten mejor, se identifican y se animan a dejar de sentir miedo, o a sentirlo, pero a domarlo, a pausarlo y seguir adelante hacia lo que anhelan con miedo, pero sin dudas.


Porque manejar nuestro miedo -a lo que sea- nos permite ser mejores versiones, nos da valor para disfrutar cada momento y nos anima a mostrarnos al mundo tal como somos.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo